Actualidad [P.T] Periódico Trans t

¿Por qué llora Evita?
Un mano a mano con María Belén Correa

María Belén Correa, la artista trans que conmovió como Evita a las más de 50.000 personas que participaron de la última Marcha del Orgullo LGBT conversó a solas con AG Magazine.

Cuando Maria Belén partió rumbo a los Estados Unidos en busca de un país sin persecución policial, dejo atrás su familia, sus amigos y toda una vida de militancia política en pro de los derechos de la comunidad LGBT.
Tuvo que pasar casi una década para poder pisar suelo argentino nuevamente. Tiempo suficiente —quizás— para que las heridas se cierren y los rencores, odios y fantasmas se desvanezcan.

AG Magazine conversó en un mano a mano con la fundadora de ATTTA (Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina), la Red Lac Trans y el grupo Mateando en los Estados Unidos
.

María Belén Correa

—Fuiste la segunda presidenta de ATTTA a mediados de los noventas... ¿Cómo era aquella realidad?

—En aquel entonces éramos "coordinadoras". Recién cuando se armaron los estatutos apareció la figura de la presidencia.

¿Qué año era?

—Desde el 95 al 2001.

¿Como era aquella realidad?

—Nosotras cuando aparecimos en el 93 no teníamos un "formato" con la policía. Nos habíamos quedado en el tiempo. Nunca había tenido regulación real. Además eran los mismos policías que habían torturado en la dictadura los que habían quedado a la cabeza. Hasta utilizaban los mismos sistemas. Existían las patrullas especiales que se llamaban "de moralidad" y que se dedicaban a arrestar a mujeres trabajadoras sexuales y personas trans. En este último caso las llevaban arrestadas por el simple hecho de caminar por las calles, ya que había edictos policiales que criminalizaban  las "vestimentas contraria al sexo".

—Y con el gobierno porteño... ¿Cómo se llevaban?

—Bastante mal. Porque no estábamos consideradas dentro una población. La palabra "travestí" era muy fuerte en aquel momento. Cuando nosotras hicimos las primeras notas salía el nombre de ATTTA sin desglosarlo para que no saliera la palabra.

¿Se hablaba de SIDA en ese momento?

—En ese tiempo nosotras no podíamos hablar de SIDA, porque si yo les hablaba a las compañeras de que sin condón en 5 o 10 años te morías, me respondían "que nos importa lo que pase en 10 años, si la policía nos está matando ahora". La prioridad era la libertad.

¿Por qué te fuiste del país?

—Me fui porque durante el tiempo que estuve como cabeza de grupo, mataron a compañeras que estaban muy cerca mio. Asesinaban activistas, me encarcelaron en los mismos lugares que encerraban a gente en la dictadura. En la comisaría 33 había unas celdas ocultas detrás de una pared, como un laberinto. Median un metro por un metro para que no pudieras acostarte; Solo podías doblar las rodillas. Tenían grandes desagües en donde te bañaban ahí adentro con mangueras. Yo conocí esa parte. En la comisaría 50 mataron a cinco activistas en un mes. A raíz de una nota en la revista "Para Ti" me comenzaron a llegar amenazas a mi casa y por eso decidí irme. Ese fue el motivo. En principio me fui a Chile y estaba igual, en Ecuador estaban peor y terminé en los Estados Unidos.

¿Cómo fueron los primeros tiempos?

—Al principio veía un policía y me quedaba paralizada o caminaba para otro lado. Cuando pasó un año, algunas personas me dijeron que no tenía que tener miedo porque no pasaba ahí lo que sucedía en Argentina.
María Belén Correa

—En Nueva York formaste el grupo "Mateando"...

—Si, fue junto a una activista que lleva mucho tiempo que le dicen "la Che", que militaba en un grupo de mujeres hispanas. Ella se enteró que yo estaba queriendo formar un grupo, después conocimos a uruguayos que también querían participar y así realizamos la primera reunión a la que asistieron unas 20 personas.
Así surgió "Mateando"
(www.mateandonyc.org).


—Después de nueve años, ¿Qué sentiste cuando volviste Buenos Aires?


—Una sensación muy extraña. Encontré todo muy cambiado.

—En la Marcha del Orgullo de este año, personificaste a Evita... El mismo acto que realizaste hace casi una década, justo antes de irte en la tercera marcha. ¿Cómo lo viviste?


—Cuando recién se empezaron a realizar las marchas funcionaron como acto netamente de protesta. Con el tiempo se instaló como festejo. En ese contexto, con un grupo de teatro de ATTTA, sin escenario, en la escalinata del Congreso, realizábamos todo. Era muy precario, la bandera del orgullo era el telón y la amplificación estaba dentro del público para que todo el mundo pudiera escuchar. Ahora me encontré con un gran escenario, con muchas luces y esa cantidad de gente. La verdad, me impresionó. Tenía
mucha emoción.

Una entrevista de Marco Bustamante, AG Magazine

 
Kouka Garcia agradece este reportage a M.Bustamante, en el mundo hay mas de 300 personas transgeneras Argentinas que tubieron que quitar su propio país por causa de la prececución policíal y poder vivir su propia identidad de género....